Implantes dentales, solución a fijación

¿Qué ocurre si se aflojan los tornillos de los implantes dentales?

En estos tiempos modernos, los implantes dentales se han convertido en la mejor opción existente para sustituir piezas dentales ausentes. Ya sea para restaurar una sola unidad dentaria o una prótesis total, los implantes han demostrado ser una alternativa excepcional con resultados sobresalientes.

A pesar de tener una tasa de éxito del 95%, ningún tratamiento odontológico está exento de complicaciones. Usualmente, estos problemas no van más allá de un tornillo flojo, sin embargo, hay ocasiones en la que el cuerpo puede rechazar el implante dental.

En este artículo discutiremos qué ocurre si se afloja el tornillo del implante, y cómo solucionar este problema.

¿Cómo identificar problemas con implantes dentales?

Lo primero que debes hacer cuando notes algún problema con tus implantes es acudir al odontólogo. Los síntomas más comunes incluyen:

  • Dientes con movilidad
  • Inflamación de la encía alrededor del diente con implante
  • Alteraciones en la mordida
  • Mal olor en la zona del implante
  • Ligero dolor

Aunque estos problemas no parecen serios, pueden evolucionar rápidamente hacia una complicación mayor, por lo cual, es vital buscar ayuda rápidamente.

El odontólogo determinará cuál es el problema mediante una evaluación clínica y radiográfica.

Tornillo flojo

La mayoría de las veces el problema no va más allá de un tornillo flojo. Es esencial aclarar, que este tornillo no es el implante sino un aditamento sobre el cual se fija la corona, y que sirve como vínculo entre la prótesis y el implante.

Por fortuna, la solución para esto generalmente es sencilla. En el caso de coronas sobre implantes atornilladas, el odontólogo solo debe acceder al tornillo eliminando el material restaurador que se utilizó para cubrirlo y protegerlo. Posteriormente ajustará el tornillo y volverá a protegerlo con material restaurador.

Cuando la corona es fijada con cemento en vez de ser atornillada, el odontólogo debe retirarla para tener acceso al tornillo, sin embargo, al hacerlo cabe la posibilidad de que dañe la corona o el implante, por lo cual existe la alternativa de perforar la corona para descubrir el tornillo y ajustarlo sin perjudicar la integridad del implante.

Usualmente, esto ocurre cuando la corona recibe cargas oclusales excesivas, sufres de bruxismo o simplemente el tornillo no fue debidamente atornillado. De no ser tratado rápidamente, este problema puede fracturar alguno de los componentes del implante.

Rechazo del implante dental

La movilidad también puede significar rechazo del implante por parte del cuerpo. Esto suele ir acompañado de recesión e inflamación gingival, dolor, e incluso, malestar general. El rechazo del implante dental es menos común y en estos casos deben ser removidos, sin embargo, es posible volver a intentar una restauración con implantes a futuro.

Los problemas con los implantes dentales no son usuales, y los tornillos flojos no representan una mayor complicación siempre y cuando sean atendidos a tiempo. Este inconveniente puede ser resuelto por el odontólogo en una breve cita. En caso de poder acudir a la consulta en menos de 48 horas, es recomendable mantener una dieta blanda para evitar complicaciones.