Mitos y verdades sobre los implantes dentales

Mitos y verdades sobre los implantes dentales

Los implantes dentales son o piezas artificiales que se colocan en la raíz dental para reemplazar un diente natural. Esta solución para la pérdida de dientes puede llegar a generarte muchas dudas y a veces hay confusión al respecto. Para que tengas claridad sobre este tema, te explicamos algunos mitos y verdades sobre los implantes dentales.

¿Cuáles son los mitos y verdades sobre los implantes dentales?

Una de las controversias que existe cuando se trata de colocar estas prótesis dentales tiene que ver con la edad. Muchas personas creen que al tratarse de piezas fabricadas que sustituyen a la raíz original, el paciente obligatoriamente debe ser anciano. Pero los años no influyen en nada. Ten en cuenta que una persona puede perder uno o varios dientes a cualquier edad debido a un traumatismo, caries, periodontitis, etc.

Debes saber que un paciente puede comenzar el tratamiento una vez el hueso maxilar haya culminado su crecimiento óseo. Es decir, una persona podría ser una buena candidata para ponerse un implante dental desde la adolescencia. También es posible si el hueso mandibular finalizó el desarrollo. Después de esto, el tratamiento con implantes dentales es posible cuando pierdes la dentadura o parte de ella.

Otros mitos

También es posible que hayas escuchado que los implantes dentales te causarán daños, como alergia. Incluso hay quienes sienten temor a que su organismo rechace los implantes. Sin embargo, esto es un mito porque las piezas están elaboradas con un material que es compatible con nuestros tejidos.

Otro mito recurrente es pensar que la ausencia de hueso afectará la colocación del implante porque quizás las piezas no se sostendrán. Esto no es un elemento decisivo ya que, de presentarse este inconveniente, es posible completar un tratamiento de implantología dental utilizando otras técnicas.

¿Qué son verdades?

Lo que sí puede ocurrir es que un implante no se integre correctamente en la composición ósea por fallas en la cirugía. Para que esto no ocurra debes realizarte el tratamiento en una clínica dental de confianza y con personal cualificado y experimentado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *